Por Obdulio Durán:

Es una buena costumbre mía, tomada de mis maestros, dialogar en forma frecuente con mis alumnos y tratar de interpretar, con ellos, la realidad.

Este es un ejercicio conveniente, para los jóvenes, porque los acostumbra a trabajar con rigor metodológico, aislando sus opiniones de las pasiones, las ideologías y sus deseos. Muchas personas confunden un pronóstico con lo que desean que ocurra, pero este es un error que los profesionales, no deben cometer. Pero así como los deportistas practican las maniobras, para los encuentros, los profesionales deben practicar, habilidades como la interpretación de la realidad, la formulación de pronósticos y la especulación acerca de lo que suponen que harán, los actores de la coyuntura interpelada.

Todos los años, al inicio del curso, acostumbro a preparar para mis alumnos, mi visión sobre cómo se desenvolverá la situación económica, social y política de la Nación Argentina, pero este año, no lo hice porque mi visión es tan pesimista, que he dudado sobre si hacerla llegar a sus destinatarios.

No obstante, tomé la decisión de afrontar a mi pensamiento, con la íntima y secreta esperanza, de que mi pronóstico esté equivocado.
En el curso del año, hemos pasado varias tormentas económicas y políticas, las cuales trataremos de analizar en forma secuencial, aunque estemos a mitad y no a principio de año.

Descargue el informe completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>